• Mito romántico: La media naranja

    ¿Cuántas veces hemos escuchado eso de «encontrar a nuestra media naranja»? ¿O de buscarla o de querer que aparezca? Es una expresión muy típica (y tópica) con la que identificamos a nuestra pareja: Es mi media naranja. Ante la dificultad (lógica) de encontrarla, o para tomarnos las relaciones con algo más de humor, hay quienes deciden identificarse con manzanas por ser la fruta prohibida o porque le dio mucho dinero a Steve Jobs, ¿por qué no? De cualquier manera, y grabado en nuestro subconsciente está esa idea de buscar a nuestra media naranja y todo lo que conlleva. Pero ¿qué esconde ese mito romántico tan generalizado y dañino? La creencia…